Planificando la jubilación de los 20 a los 50 años

2. Los aspectos más importantes de la planificación

Una vez que tomamos la importante decisión de planificar nuestro retiro, lo mejor es ir paso a paso y con inteligencia. Acordate que estamos hablando nada más ni nada menos que de tu futuro, y de ese período de tu vida que debe estar hecho sólo para disfrutar, descansar y emprender los proyectos que te hagan feliz.

La manera más fácil de encarar la planificación y no olvidarte de nada es formular unas pocas y simples preguntas, que no dejan de ser fundamentales: ¿cuánto? ¿cómo? ¿cuándo?

¿Cuánto?

Esta pregunta apunta en dos direcciones: el futuro y el presente. El futuro, porque es necesario que determines de cuánto debería ser tu ingreso mensual para que, una vez retirado, puedas mantener por lo menos el mismo nivel de vida que durante tu etapa laboral. En el cálculo tenés que excluir gastos tales como educación y alimentación de tus hijos, e incluir lo que querés invertir en tus proyectos y el costo de una buena cobertura médica, por ejemplo.

Y en cuanto al presente, es fundamental que determines cuál es tu capacidad de ahorro, es decir, cuánto dinero podrías ahorrar de tus ingresos sin afectar tu calidad de vida pero pensando en invertir para el futuro.

Pero hay un tercer "cuánto" que no está ni en el presente ni en el futuro, sino justamente entre los dos. La pregunta es cuánto tiempo tenés para reunir el capital que te asegure, una vez retirado, un ingreso complementario a tu haber jubilatorio.

¿Cómo?

La respuesta a esta pregunta se va a desprender, en primera instancia, de los tres 'cuánto' anteriores. Una vez que establezcas cuánto querés recibir como renta, cuánto tiempo falta hasta tu retiro y cuánto tenés que ahorrar, vas a poder decidir más claramente cómo podrás lograr el capital suficiente que te asegure la renta que deseás para complementar tu haber jubilatorio. Según cada caso, existen varias alternativas, y es muy importante que te tomes el tiempo necesario para examinar cada una de ellas, y así poder elegir la más adecuada a tus sueños. En el mercado actual vas a encontrar una gran variedad: seguros de vida, seguros de retiro, inversiones en la Bolsa o en ladrillos. Por supuesto, a veces lo más conveniente es "no poner todos los huevos en la misma canasta" y diversificar tu dinero, combinando dos o más alternativas.

¿Cuándo?

Esta es la pregunta más fácil para responder: ahora .

Una vez que respondiste las preguntas anteriores, una vez que averiguaste, preguntaste, investigaste, te asesoraste y finalmente encontraste la mejor propuesta, no lo dejes para mañana. Acordate que toda inversión a largo plazo necesita tiempo para fortalecerse y crecer, y cuanto más tiempo le des, más lo vas a disfrutar durante tu retiro. Además, tené presente que cualquier tipo de ahorro o inversión que elijas, debería tener una continuidad de por lo menos 15 años, con revisiones periódicas cada dos años.

A continuación, te acercamos algunos ejemplos muy claros de la interacción entre el monto de capital deseado, el poder de ahorro y el tiempo de inversión.

Ejemplos

  • Un hombre que desea una renta jubilatoria de $3.000.- deberá tener a los 65 años un fondo acumulado de $ 436.947.- calculado con una rentabilidad anual del 6%.

    Para lograr este fondo puede comenzar a los:

    • 33 años ahorrando $300 x mes
  • Una mujer que desea una renta jubilatoria de $3.000.- deberá tener a los 65 años un fondo acumulado de $ 511.284.- calculado con una rentabilidad anual del 6%. Recordemos que de acuerdo a las tablas actuariales la mujer es más longeva y además se jubila 5 años antes (60 años), por lo tanto tiene que acumular un capital mayor.

    Para lograr este fondo puede comenzar a los:

    • 32 años ahorrando $300 x mes
Dr. Martín Perez Acchili
Teléfono (011) 4382-1869
Reajuste de haberes. Consulta directa Dr Martín Perez Acchili Tel.(011)4382-1689
INVALIDEZ: Indemnización Especial